El jueves 25 de julio, fue la acogida del Papa en Rio de Janeiro con más de un millón de personas de todos los continentes. Cáritas estuvo presente con su bandera llevada en alto por sus jóvenes.

“Los cariocas sí que saber dar acogida, mi corazón los abraza a todos con afecto Universal. El Cristo redentor los acoge y los recibe. Dios quiere confirmar su fe y yo quiero ser confirmado por la fe de ustedes”.

Los peregrinos de todos los rincones del planeta, comenzaron a llegar a primera hora de la mañana y no pararon acercarse hasta la hora de la indicada de inicio de la acogida. La aparición de Francisco fue a las 18 hs, bajó de un helicóptero, subió al Papa móvil y recorrió 3 km por la rambla de Copacabana, saludando a las miles de personas que se acercaron para verlo. El entusiasmo y la adrenalina no cesó en ningún momento y fue acompañada, por bailes, oraciones y canciones de todo tipo como: “Ésta es la juventud del Papa”, “No trae ni oro ni plata pero sí el tesoro más grande que es Jesús Cristo”.

El Papa comenzó su mensaje de bienvenida, agradeciendo a los cariocas y haciendo una broma referida a la fe de los cariocas que superó al frio y a la lluvia, algo que detestan los brasileros. Luego, pidió un minuto de silencio por el accidente que sufrieron jóvenes de la Guayana Francesa cuando se dirigían a la Jornada Mundial de la Juventud. En nombre de Benedicto XVI, agradeció a los jóvenes el haber respondido a su invitación de participar en esta Jornada Mundial: “Esta semana, Río se convierte en el centro de la Iglesia, en su corazón vivo y joven, porque ustedes han respondido con generosidad y entusiasmo a la invitación que Jesús les ha hecho a estar con él, a ser sus amigos”.

Haciendo alusión al Cristo Redentor en el Corcovado, símbolo de la ciudad carioca, Francisco aseguró que, el Cristo Redentor, abraza, bendice y de la bienvenida. Hizo mención del fragmento del Evangelio cuando Jesús llama a sus discípulos a orillas del lago de Tiberíades y les preguntó: ¿Quieres ser mi discípulo? ¿Quieres ser mi amigo? ¿Quieres ser testigo del Evangelio?, preguntas que nos sigue haciendo hoy Jesús invitándonos a seguirlo.

El evento continuo, con un espectáculo de danzas típicas brasileras, un desfile de banderas, la lectura de mensajes de jóvenes representantes de todos los continentes al Papa y con la voz de cantantes representativos de Brasil de la talla de Fafá de Belém. Se sintió durante toda la jornada la emoción, la alegría y la fe de los fieles que transmitía un sentimiento de esperanza en la Iglesia y en el Sumo Pontífice que emocionaba.

por Carina  FolleSaez, comunicación Cáritas Uruguaya

No related posts.